Keepityoung

Keepityoung

Follow us on Twitter @Keepityoungnews

You can scroll the shelf using and keys

La Piel Que Habito, Pedro Almodóvar

December 2, 2011

La espeluznante historia de un cirujano plástico brillante, quien después de perder a su esposa en un accidente de auto, se obsesiona por crear la piel perfecta “para que el cuerpo habite”; una creación sintética capaz de proteger el cuerpo humano de cualquier daño externo, hasta las llamas que le arrebataron a su esposa. El médico hace las pruebas de esta nueva “piel” en Vera, una intensa mujer que ha secuestrado, sin que ella conozca su propio vínculo con la sed de venganza del doctor.

La piel de Almodóvar

Por Lucero Solórzano
Más allá de que guste, moleste, perturbe, incomode, choque, ofenda, fascine, etcétera, el cine de Pedro Almodóvar sigue siendo único e irrepetible, además de enormemente original; sus películas podrán provocar muchas de estas reacciones pero, eso sí, nunca indiferencia. Reconocido como el cineasta español con más fama internacionalmente, su imaginación y creatividad parecen inagotables y cada año, aproximadamente, vuelve a retarnos con una nueva historia.
Como ya lo he hecho en otras entregas de esta columna, me confieso su ferviente admiradora y, desde el anuncio del inicio del rodaje de La piel que habito que, como siempre sucede con las cintas de Almodóvar, estuvo rodeado de misterio y hermetismo, se despertó gran interés por parte de la crítica y los aficionados, pues, además, es la primera película después de casi 20 en la que el director trabaja con una historia que no es original suya -aunque, por cierto, Carne trémula también es una suerte de adaptación- pero la maneja con tal magia que parece que lo es. A esto había que añadir que su protagonista es Antonio Banderas, quien no trabajaba con él desde ¡Átame!, hace 21 años.La piel que habito está inspirada en Tarántula, de Thierry Jonquet, y el realizador apela a varios géneros cinematográficos que mete a una licuadora, de lo que resulta un cocktail irreverente, desenfadado y muy atractivo que nos mantiene interesados a lo largo de toda la película. En Los abrazos rotos, Tacones lejanos, Matador y La mala educación hay buenas dosis de thriller, pero definitivamente La piel que habito marca un parteaguas en su carrera.De nuevo estamos ante una narración muy poderosa con toda la estética de Almodóvar y en la mejor tradición del cine negro con toques hasta de ciencia ficción; sobre todo es una realización en la que se puede constatar la evolución y madurez que ha alcanzado en relación con sus primeros largometrajes. El director manchego se confirma como un gran conocedor de las pasiones humanas y dirige escena y cámara con una seguridad sorprendente. El guión es impecable y escrito con inteligencia; se aparta de lo desgastado y se avienta sin red para contar una historia muy compleja y retorcida. Los personajes están descritos en forma exquisita con un poco de todo eso que hace intrigantes las películas de Almodóvar: la pasión, el sexo, la mentira, venganza, traición, violencia, sangre, muerte, deseo, amor; son seres humanos atormentados y perturbados que no se detienen ante nada que se cruce en sus caminos.

Mención aparte merece la música compuesta por Alberto Iglesias, quien es su autor de cabecera, muy en la línea otra vez de Bernard Herrmann. Lástima que parece ser que no hay soundtrack de esta cinta.

No conozco la novela Tarántula, pero la forma en que Almodóvar la interpreta es fascinante. Debe ser muy demandante como director, y sus actores han de salir directos a una terapia, pero algo hay en él que hasta renombradas actrices de habla inglesa pagarían porque las dirigiera en alguna película.

Banderas parece haberse reencontrado con un registro actoral diferente a lo que ha estado haciendo en Hollywood e insisto en que sus mejores trabajos los ha hecho en español y dirigido por Pedro. Interpreta a un cirujano plástico millonario, solitario y obsesionado en sus experimentos para encontrar una piel sintética con más resistencia que la piel humana y que busca con desesperación para remediar una situación familiar que no voy a revelar aquí. Parece un moderno doctor Frankenstein que va creando retazos de vida pero también de crueldad y dolor, de angustia y venganza.

Otros acontecimientos fuera de su control van complicando la historia y la obsesión se va transformando en una misión, una aventura peligrosa y retorcida con giros de tuerca inesperados, ciertas dosis de humor negro, erotismo y sensualidad.

Elena Anaya, proyectando su característico atractivo sexual, se convierte en una nueva Chica Almodóvar y sale airosa de la prueba con un personaje complicado y muy exigente que aparece casi toda la película enfundada en un ajustado traje de látex color piel.

Cuando termina La piel que habito, uno se la lleva consigo en la mente y las emociones, y se hace la pregunta obligada después de ver cada una de sus cintas: ¿qué ocurrencia tendrá para la próxima? ¿Qué historia nos va a contar? Con Almodóvar parece que ya está dicho todo y siempre tiene algo para sorprendernos. Eso es lo que lo hace un cineasta único con un singular concepto del cine y un extraordinario contador de historias.

No se la pierda. 9/10.

Via @lucerosolorzano
http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=790382
Advertisements

What do you think?

Please keep your comments polite and on-topic.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: